4/12/05

Aquí no tenemos mieo


Un poema, una poesía,
no es sólo un puñao de versos
que puean contá cosas nuevas
o rescataglas del tiempo.

Si por poco que s’escriba
se jace sin ningún mieo;
si acierta a desentrañá
nuestro jondón más sincero;
si al leeglo otras presonas
quitamos las tapaeras de sus güenos sentimientos
pa que brillen en sus ojos
una lágrima, una risa o argún juerte deseo,
vale más que cien mil veces
un millón de pensamientos
escondios en el baúl
del vergonzoso silencio.

Al que se siente ergulloso
d’habé nacío bajo’l cielo
más azul que tós los mares,
qu’es el nuestro, el extremeño,
va dedicao este libro que termina asín, gritando:

¡Que naide esconda sus versos!
y arrebusque la manera de contá sus ocurrencias
y sus jondos sentimientos,
pa que to’l mundo s’entere
qu’aquí no tenemos mieo
d’agarrá con mano firme
la jacha jecha de jierro
pa rebaná la corteza
qu’encorcha nuestro silencio.

Pa qu’en to’l mundo s’ascuchen
los poemas extremeños,
que se fraguan en el alma
con el yunque de los sueños
pa estrujá los corazones
con la juerza de sus versos.
Javier Feijóo
(Del mi libro: "De la corteza de la encina")
.
º