3/1/07

Rememorando

JUNIO de 2006: Zapatero anuncia el inicio del diálogo con ETA












Con anterioridad, el Periódico HOY, 8/03/2006, publicaba mi siguiente carta-soneto:

Abogar por la paz es tarea encomiable, como lo es el perdón. Pero, si “Historia es magistra vitae”, la prisa, como el olvido, no es nada aconsejable.

Al hilo del terror, vagas pesquisas
revelan una paz irreverente.
No cuajan las ofertas en mi mente,
no calan en España las premisas.

Tras más de treinta años, hoy las prisas
enervan el dolor, la voz candente
de un pueblo que sufrió pacientemente
políticas fatales e indecisas.

Ya va teniendo edad la Democracia
para enterrar con tino su desgracia.
Pero hay que obrar hurgando en la experiencia;

con buen talante, sí..., mas con paciencia.
¡Animo a quien sincero haga la apuesta
sin olvidar la sangre de la Cesta!

Después, quizás... la gloria.
Ya lo dijo Cervantes: “¿Quién ha nombre
si no consigue hacer más que otro hombre? "
¡No hay Paz si no hay Verdad en la Memoria!

Poco después, aunque escrito con anterioridad, el Periódico HOY, 11/07/2006, publicaba mi siguiente soneto-alegoría:

Divorcio en Primavera

1- Llora la margarita deshojada
2- y el sauce ¡cómo no... y de qué manera!
3- igual que la montaña en primavera
4- y los rayos del sol en la almohada.

5- Y llora la tormenta desatada
6- y el pez que a solas nada en la pecera
7- y el peldaño que cruje en la escalera...
8- y llora la mujer enamorada.

9- Y llora la mentira descubierta
10- y lloran en los dedos los anillos
11- y llora la mirilla de la puerta

12- y llora una canción por los pasillos.
13- Luego llora el amor a tumba abierta
14- cuando la noche cae tras los visillos.

La alegoría verso a verso:
Llora España (1), y el pueblo llano (2), y las promesas electorales (3), y la esperanza (4).Y llora el clima político (5), y el PP (6), y el terrorismo (7), y lloran las víctimas del terrorismo (8). Y llora el Gobierno-PSOE (9), y llora el Pacto por las Libertades (10), y lloran los observadores extranjeros (11), y llora el himno nacional (12). Luego llora la Paz (13), ante el futuro incierto (14) .



Pero antes, en el Periódico HOY, 10/06/2006, veía la luz mi siguiente carta-soneto:

Miedo al Terror:
Unos le llaman “vulneración del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo”, y otros dicen que se trata de un “Proceso de Paz”, pero lo cierto es que el terrorista, entre tanto...

Podrá cubrir la Tierra con sus manos
y hurgar hasta sangrar todas sus venas;
podrá escupir mezclado con sus penas
el credo de fanáticos tiranos.

Podrá coser con odio a sus paisanos,
con odio y eslabones de cadenas;
podrá vivir exento de condenas
aun siendo el mayor cruel de los humanos.

Podrá desdibujar cualquier frontera,
resucitar fantasmas del pasado,
segar sin compasión cien mil cabezas.

Podrá aterrar a quien y cuanto quiera
armado con el miedo equivocado
de pueblos malheridos con tristezas.

Y entre tanto, en el Periódico Hoy, 7/07/2006, parafraseaba yo a Gabriel y Galán con el siguiente soneto:

¡Señol Jues, no haiga naide qu’embarre su sentencia!
¡Embargal de toas las muertes los avíos,
y las jocis afilás, los desvaríos
d'esas ansias desbocás de la impacencia!

¡Señol Jues, arrebañe’l jondón de su concencia!
De la lágrima y la sangre nacen ríos
que desaguan en un mar d’escalofríos
sazonando la venganza con pacencia.

¡Señol Jues, ya pué usté dir pasando más alanti!
¡Arrempuje usté p’alanti ya sin mieo!
Si tién culpa que la paguen al instanti.

Pero a vel, Señol Jues, no caiga usté’n el enreo,
ni en las mesmas junciones d’andenanti,
y agile con la Ley sin titubeo.

Después, ya bien entrado el otoño (Periódico HOY, 28/11/2006), el color del proceso adquiría distintos matices:

Soneto en color 'procesodepaz'

Dorado es el poder y azul la gloria
de quien ama el color de la palabra.
El poeta es del color ‘comounacabra'
y busca ese color para la historia.

Si es verde la esperanza, en gualda euforia
el mago es del color ‘abracadabra’,
y el negro es luto y muerte...¡tan macabra!
y el gris es siempre gris en la memoria.

La rosa timidez hoy se sonroja
ante un cielo violáceo que encandila;
y blanco es el papel que me acongoja

cuando la negra tinta se perfila
en el ocre quebrado de una hoja
bajo un viento otoñal envuelto en lila.

Pero antes, mucho antes, en mi libro "oCURRencias" (Autoedición, 2002) recogía el siguiente poema publicado en el Diario de Badajoz el 17 de Octubre del año 2000, bajo el macabro título "Nueve milímetros":

Interrogantes que martillean
el dilatado presente:
¿Quién será el próximo?
¿Dónde? ¿Cómo? ¿Cuándo?

Preguntas de cotidiana respuesta,
día tras día,
sembrando mártires
bajo el frío mármol
de sendas lápidas de libertad.

Con el gobierno de transición,
con el de centro,
con los de izquierdas o de derechas,
con todos desayunamos
los mismos interrogantes.

Y siempre la misma fórmula:
“Firmeza, confianza y convicción”.
La fórmula de los setenta,
de los ochenta, de los noventa...
y ahora, en los dos mil,
la misma fórmula.

Demasiado tiempo,
demasiada sangre,
demasiadas viudas y huérfanos
como para seguir creyendo
en la firmeza impasible,
en la confianza escoltada
y en esa añeja convicción
que ya no convence a casi nadie.

Minutos de silencio
(ya suman horas)
coros de multitudes
con manos blancas
a voz en grito implorando paz...
Y por respuesta,
fúnebre y tétrica,
la cruel medida:
Nueve milímetros
(mañana más).

¿Y hoy qué hay de nuevo?
¿La fiera herida?
¿Acorralada? ¿En su terreno?
¡¡Ingenuo error!!

La esperanza busca puertas abiertas
para poder respirar,
si se le cierran...
explotA

JAVIER FEIJÓO

º