23/2/06

Extremadura (La cara oculta de la Tierra)


Esparcíos por to'l mundo
revolando su bandera,
ergullosos como naide
de sé nacíos d'esta tierra,
asín son los extremeños
qu'en la sangre de sus venas
llevan el barro balego
que moldeó su nacencia.

Cuando'l verano achicharra
con ese sol sin concencia
que tuesta los labrantíos
y arresolana las jesas;
cuando las uvas se tiñen
del coló que da su siembra
y los galgos s'estirancan
a la sombra e las jigueras;
en el fuego de la tarde,
ronroneando la siesta,
ni los lagartos s'asoman
simismaos bajo las piedras,
las ovispas y las moscas
dando güertas se marean,
en el barro d'un regato
los cochinos se revuelcan
y en los juncos de las charcas
ni las ranas gurrapean.

Sólo s'escucha'l silbío
de trenes que vién de güerta
y el rugío e los motores
de colorinas viajeras
atiborrás d'extremeños
que se jueron con la pena
d'abandoná sus raíces
en este lao de la Tierra.

Los jatillos que llevaron
con sus cuatro pretenencias
y las cajas de cartón
reatás con soga de trenza
l'han cambiäo por maletas
y bolsos de piel de fieras
con nombres raros, mu raros,
qu'icen qu'están pa la selva.

Llevan jorrando to'l año
los duros y las pesetas
pa estrujar entre sus brazos
a la madre, a la agüela,
al padre, agüelo y hermanos,
sobrinos y parentela;
y a Curro, el de la tasca,
qu'ha engalanao la taberna
pa que to'l pueblo s'arrime
a bebé un chato en la feria.
¡La Feria del Emigrante!
¡Achuchones y verbena!

¡Qu'alegría cuando bajan
del tren o de la viajera
con su mirá mu perdía
en el tiempo y en la tierra!

Sus ojos son manantíos
d'esas lágrimas traviesas
que brillan como canchales
bajo la lus extremeña.
Javier Feijóo
(Del mi libro: "¡Asina! Sentimientos en castúo")
Pincha aquí para escuchar el poema
º