27/12/06

Alcanzar el mismo cielo


Con el tiempo alrededor
de mis secretos
mi mirada se resbala
y no encuentro
el placer de ser humano
en mi silencio.

En la sombra,
mis desatados deseos
abren las puertas
del cielo
cuando el alma se me quiebra
con los versos
derrochando
sentimientos.

Vencida la cerradura
con esos versos certeros,
sólo me cabe una duda:
¿Conseguirá alguien leyendo
los escritos de mi pluma
alcanzar mi mismo cielo?
Javier Feijóo

22/12/06

Demócratas dictados


Son redil de los caballos desbocados;
yo, gusano con alergia a las manzanas,
sufro insomnio provocado por las nanas
de ese aire que respiran los ahorcados.

Son demócratas a golpe de dictados;
yo, libertad en la casa sin ventanas,
mis relojes, con ayer y sin mañanas,
son espejos de futuros conquistados.

Mis inéditas beldades escondidas
desafían vanidades indulgentes
con su letra sin pudor esclavizada.

Mas los sueños, sueños son, son nuevas vidas
cuando beben del grial de los valientes,
porque el verso siempre encuentra su escapada.
Javier Feijóo

18/12/06

¡OH NAVIDAD!


¡Oh Navidad! El alma nos traspasas
con tu árbol de luces de colores.
¿Pretendes mitigar nuestros dolores
con uvas que mañana serán pasas?

Inundas de añoranza nuestras casas
con nostalgias de ricos sinsabores.
¿Regarás nuestros sueños con licores
templando nuestros odios con tus brasas?

Tu misterio es un credo complicado,
a la fe se confía su existencia.
Es un dogma. Es un sobre bien lacrado.

No cabe en el buzón de nuestra ciencia.
Hoy confieso mis dudas, desconfiado,
para darle esquinazo a la apariencia.


Javier Feijóo

11/12/06

Agradecimiento

Sirva el siguiente soneto que, en su día escribí en agradecimiento a las atenciones recibidas de amigos extremeños en la distancia (aunque cercanos en la poesía), para expresar ese mismo agradecimiento a las "Cofradías de Semana Santa" de Valencia de Alcántara, por la generosidad y el cariño que nos han dispensado el pasado día 9 de Diciembre en esa bella localidad cacereña.


¡Cuánto agradezco, amigos, su atención,
porque en ella naufrago con mi sino!

A veces desfallezco y, ya cansino,
me viene a tutear mi corazón.


Tan solo me reaviva una razón,
quizás la más furtiva, mi destino;
ese que me subleva, clandestino,
contra esa mi demencia y sinrazón.

La poesía es mi mundo, mi querella.
¿Acaso no la esculpo y me revelo?
Ella me arranca el llanto por la gloria


de ver mis versos ebrios de memoria.
¡Quizás peque en mi afán por tanto celo!
¡Quizás peque en mi afán de hacerla bella!

¡Gracias amigos míos!
Sus breves comentarios son mi anhelo
y prenden el fulgor de la mi estrella.

Javier Feijóo

7/12/06

A Mari Angeles









En tu mirada encontré
la luz ciega de quien ama,
los caminos hacia el cielo,
la más sosegada calma;
y en contraste con tu nombre
la pasión desenfrenada
y el calor de mis inviernos.

En tus labios dibujados
con miguelángelo trazo,
de amapola su color,
encontré el sedoso tacto
de un limpio beso de amor.

Sobre tu piel de cereza
el perfume de la flor,
el sabor de la mañana,
la dulzura de una nana
en nido de ruiseñor.

Y en tu alma... mi ventana.

Javier Feijóo

6/12/06

Del revés ...y viceversa

Del revés

¿Caben dudas? ¡lo veo impreso en esta hoja!
un soneto que no empiece por cuarteto
ya es posible componer (¡qué paradoja!)

Camuflándose en los versos con respeto
mi razón de toda norma se despoja,
aunque pueda parecer analfabeto.

¿Condenado está el poeta a la pereza?
en estrofas donde solo cambian versos
los puristas, con su afán, se ven inmersos
en su ‘clásico’ ideal de la belleza.

Sentimientos expresados con destreza,
con sus métricas y estilos más diversos,
los escritos por poetas no conversos,
nos desvelan la POESIA y su grandeza.

...y vicecersa

Nos desvelan la POESIA y su grandeza
los escritos por poetas no conversos,
con sus métricas y estilos más diversos,
sentimientos expresados con destreza.

En su ‘clásico’ ideal de la belleza,
los puristas, con su afán se ven inmersos
en estrofas donde solo cambian versos
¿condenado está el poeta a la pereza?

Aunque pueda parecer analfabeto
mi razón de toda norma se despoja,
camuflándose en los versos con respeto

ya es posible componer (¡qué paradoja!)
un soneto que no empiece por cuarteto
¿caben dudas? ¡lo veo impreso en esta hoja!

Javier Feijóo

3/12/06

Domador de sueños


(A Juan Antonio Méndez del Soto)



Imagina un mundo lleno
de palabras animadas
pululando por el aire
para poder respirarlas.

Sueña colores sin nombre
para poder inventar
la luz de nuevas mañanas.

Su reloj acelerado,
al compás de su latir,
acorta la luz del día;
horarios fuera de sí
que cautivan esperanzas.

Dormidos en un rincón
sobre un lecho de cal viva
arden sueños abrigados
con su luna de nostalgias.


Javier Feijóo
º